La poesía es su casa, su lugar en el mundo ¿por qué querría vivir en otra parte?

Una escritora «fondo de armario»
24 septiembre 2016
Nadar de noche
28 septiembre 2016

La poesía es su casa, su lugar en el mundo ¿por qué querría vivir en otra parte?

A propósito de la presentación de su nuevo libro, el próximo sábado 1ro. de octubre y como una manera de agradecer su ayuda en una época de búsqueda, escribí sobre ella. Hoy con generosidad nos volvió a brindar su tiempo para el reportaje, que teníamos ganas de hacerle desde que Mégara solo era idea y deseo.

En esa oportunidad, conté mi propia experiencia, la de avanzar sin saber muy bien cómo hacerlo y la satisfacción que se siente al encontrarse con escritores como Laura.

Trabajé individualmente y pude ejercer la osadía de atreverme con la poesía, justo con ella, premio Casa de las Américas 2008 en la categoría, por La llave Marilyn. En esa premiación, la de la 49a edición del prestigioso galardón, los jurados señalaron que su obra fue seleccionada por tratarse de «una metáfora de la soledad en la ciudad moderna, con un tratamiento original en el que destaca un lenguaje despojado e irónico, entre la imagen y el habla cotidiana”.

En esta oportunidad, le propusimos un recorrido desordenado, ir y venir por los temas que surgieran, y aquí está el resultado, tan personal y con la vitalidad que tiene su poesía, distinto, hasta en las minúsculas de sus respuestas que achican los espacios, que forman parte de su concepción del lenguaje…

M. Hola Laura, queremos contarte que los poetas, nos parecen inalcanzables, tenemos esa fantasía. Por eso te invitamos a compartir con nosotros, un poco de tu vida. ¿Quién es Laura Yasan?, ¿nos podrías contar cómo y cuándo empezaste a escribir?.

Comenzar a escribir fue algo natural, lo hice apenas comencé a unir las letras, a los 5 o 6 años. De adolescente probé todas las artes, pintura, escultura, teatro, danza, música, me apasioné con todas y cada una, pero la poesía prevaleció, se defendió sola, no hice nada especial para quedarme con ella, ella se quedó conmigo.

M. Parte de nuestra curiosidad tiene que ver con entender si en Argentina y dentro de Latinoamérica, se puede hablar de generaciones de poetas, si sentís que pertenecés a una determinada o a un movimiento poético, y quiénes son aquéllos a los que reconocés como coetáneos.

Si  de generaciones hablamos yo edité mi primer libro muy tarde, a los 35 años, pero no soy ni me siento un emergente de los ’90. No tuve compañeros de ruta ni grupos identitarios.

Mi primera gran maestra fue Diana Bellessi y luego Jorge Boccanera, poeta que admiro y me abrió infinidad de puertas.

M. Alguna vez dijiste que el poema es un acto de valentía, ¿por qué lo sentís de esa manera?

porque el poema te desnuda, te expone, se trata de tus sentimientos, tus pensamientos, tu material más íntimo y aunque los poetas somos grandes mentirosos no mentimos en la fealdad y el horror, en el dolor y las heridas, mentimos en la luz de lo feliz, en los bordes irreales de las victorias personales.

M. ¿Creés que la poesía tiene que transgredir la gramática, o es solo una cuestión de estilo?

El estilo se genera en esa transgresión, si la poesía no transgrede la gramática sólo podría entregar un discurso prolijo y correcto.

M. A propósito de tu Antología Safarí, Jorge Bocannera dijo que los ejes de tu poesía son la vida como un trato siempre violentado por el destino y lo cotidiano como un paisaje de sucesivas traiciones. “Ese saldo entre lo pactado y la deslealtad, entre lo entregado y lo perdido”, dice él. ¿Las traiciones, el desencanto, la soledad y las deslealtades son parte de tu historia personal?. ¿Tu poética nace de tu experiencia vital?

Todo lo que escribo parte de mi experiencia personal, de cómo impacta en mí cada cosa que vivo, que experimento, que conozco, que me cuentan, que deseo, que pude o no pude conseguir ¿de qué otro lugar podría salir una poética? si escribo sobre mi vecino será a la fuerza lo que “a mí me pasa con mi vecino”, si escribo poniéndole la voz al caballo de San Martín será desde mi propia subjetividad, será mi voz adentro de un caballo.

foto-de-laura-yasanM. Relacionado con lo anterior, y pensando en Olga Orozco, cuya poesía reconocés especialmente como motivante; con una obra que gira en torno del tema de la muerte y la soledad, expresada de manera intensa y dramática, me hace preguntarte: ¿la poesía solo nace del dolor, de la muerte y la soledad?.

La poesía tiene mucho de catarsis, al escribir volcás en el papel lo que te pasa, es como arrancártelo. Cuando estás bien no querés sacarte nada de adentro, más bien querés retenerlo, no sentís la necesidad de escribir porque sólo querés vivir, no hay algo insoportable de lo que te quieras deshacer. No diría que la poesía sólo nace del dolor, la muerte y la soledad sino que nace en lugares oscuros, vulnerables, huérfanos y frágiles de nuestra persona y sentimos la necesidad de expulsar esos huevos, de volverlos arte.

M. Trabajás bastante con recursos del psicodrama, ¿el cuerpo y la palabra, en qué se relacionan, dónde encuentran su enlace?.

El cuerpo habla, tu postura, tu energía, tus dolores físicos, hablan de lo que te pasa, es un lenguaje que hay que aprender a oír y descifrar.

M. En su diario, El oficio de vivir, Cesare Pavese, dice que “no hay absolutamente nadie que haga un sacrificio sin esperar una compensación. Todo es cuestión de mercado”. ¿Escribís esperando el reconocimiento?. ¿Alguna vez sentiste que tu apuesta por la poesía, te impediría alcanzarlo?.

No, en absoluto, escribo porque es mi oficio y edito para ser leída. Si hay reconocimiento, mejor. Todo artista quiere gustar, es muy frustrante que al lector no le guste tu texto, pero hay que aceptar que puede ser posible.

M. Cuando hice taller con vos, trabajamos narrativa, me acercaste a muchos autores maravillosos, ¿Intentaste correrte de la poesía en algún momento?. ¿Qué tiene la poesía para haberse quedado con tu pasión y tu talento?

La poesía es mi casa, mi lugar en el mundo ¿por qué querría vivir en otra parte?

M.¿Alguna vez te apropiaste de los versos de otros para tu propia escritura?.

Nunca.

M. ¿Cuál de tus obras dirías que es la que tiene más de autobiográfico, si es que hay alguna de ellas?

Todas.

flyer2

 M. ¿Cómo nació Palabra virtual?.

Palabra Virtual, es un programa de trabajo de 48 consignas de escritura a distancia, nació como un proyecto para la Secretaría de Cultura de CABA. Lo diseñé y comenzamos en el 2001,  a los 6 meses me rescindieron el contrato. Como era gratis para los inscriptos no se los podía seguir ofreciendo, pero era un proyecto precioso que había diseñado de principio a fin y no lo iba a perder así nomás, así que de a poco fui buscando y encontrando los mecanismos para ofrecerlo en forma privada. Palabra Virtual ya cumplió 15 años y ya pasaron por el programa más de 500 talleristas.

M. ¿Creés que en poesía, existe una que pueda ser considerada inferior o comercial o de masas?. ¿Hay alguna poesía que considerás que no merecería llamarse tal?.

La poesía está en las cosas y no al revés. Hay poesía en un grafitti, en una acción, en la naturaleza, en las miradas. De la misma forma hay estructuras con forma de poesía que de poesía no tienen nada.

M. Dijiste en alguna oportunidad que la poesía salva, y que en tu ADN hay una algo ácida. Irene Gruss, nos dijo al entrevistarla, que La ironía viene como autodefensa. Es una autodefensa en el sentido de no caer en la autocompasión”. ¿Compartís ese concepto?.

Veo a la vida misma como una ironía. Qué sufras como un perro cuando te salen los dientes de bebé para que después se te caigan y tengas que usar una dentadura postiza es apenas una ironía de las miles que hay en la vida.  Negar lo irónico sería un esfuerzo monumental para mí. Pienso irónicamente, amo irónicamente, no me sale de otra forma. No tiene nada que ver con la compasión ni su antítesis.

M. Llegamos al final y vuelvo a Boccanera, que agregó algo muy interesante: “Los muchos modos de contar esa historia están ya inscritos como claves desde los títulos de sus libros: la disputa constante (Cambiar las armas), la comarca salvaje (Loba negra), la épica del desencanto (Cotillón para desesperados), el precio de vivir (Tracción a sangre), la soledad como acoso (La llave Marilyn), las rutinas (“los mastines de la costumbre”, dice la autora) con textura de herrumbre (Ripio)”.

Ahora estás por presentar “palabras no, antología personal”. ¿Qué nuevo modo encontraste de contar la historia?. ¿Cuál es la clave, Laura?. ¿Palabras no, qué entonces?

palabras no: conceptos, reflexión, ideas, pensamiento, actos, acción


Foto de Karina di Pasquale

Así como es ella.

Horacio Salas, dijo de su poesía “…que desborda los chisporroteos y las modas: es pura persistencia.” Vicente Muleiro, señaló “… me parece un arte mayor de Yasan esta combinación entre los abismos del ser y esas imágenes que aparecen de lo más vulgar de la vida cotidiana, hay que apuntar eso entre uno de sus más originales logros.”

Por mi parte, expresé que deseaba que los que pasaran por Mégara, se detuvieran un momento, para asomarse a su poesía. La Yasan está más allá de las palabras, es capaz de memorizar las fallas del terreno y en el intento de huir, cometer el error de cavar un túnel con una cucharita.

Su poesía es en sus propias palabras acción, actos, pensamientos, ideas, reflexión, conceptos: palabras no.

Su poesía aúlla, desde aquélla primera obra es “…la loca que barre/ la antesala del mundo», la que convierte el silencio y lo vuelve mucho más que palabras.

Gracias Laura, nos vemos el sábado 1ro. de octubre, en Brandon.


LAURA YASAN nació en Buenos Aires, Argentina, en 1960.

Publicaciones: Doble de alma (Tierra Firme, Bs. As.1995). Cambiar las armas (Botella al mar, Bs. As. 1997). Loba negra (La bohemia, 1999 y Edit. Educa 1999).  Cotillón para desesperados (La bohemia, Bs. As. 2001).  Tracción a sangre (La bohemia, Bs. As. 2004). Ripio (Grupo Editorial Latinoamericano, Bs. As. 2007). la llave marilyn (Edit. Casa de las Américas, Cuba, 2009 – Edic. del Dock Bs. As. 2010).  animal de presa (Edic. Torremozas, Madrid, 2011). Safari antología personal (Edic. Floricanto, México, 2012 y Edic. Liliputienses, Barcelona 2013). Pietrisco (Edizioni Fili d’Aquilone, Roma, Italia, 2014), pequeñas criaturas de lo incesante (Edic. Zona Borde 2015).

Premios: Premio Carmen Conde, Madrid, España, 2011. Premio Casa de las Américas, Cuba 2008. Primer Premio Municipal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2005. Premio Único de Poesía EDUCA, Costa Rica, 1998. Premio del Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 1998. Mención especial del jurado en el IV Premio Internacional de Poesía Ciudad de Medellín, Colombia.

Sus poemas fueron publicados en diferentes revistas literarias del país y del exterior, como así también en numerosas antologías. Su obra fue parcialmente traducida al inglés, al alemán, al francés y al italiano. Ha coordinado talleres de escritura en distintas unidades penitenciarias, institutos de menores, hogares de ancianos, bibliotecas municipales y en forma privada, tarea que desarrolla hasta el presente. Ha diseñado y coordina actualmente el programa de trabajo “Palabra Virtual”, talleres de creación literaria a través de correo electrónico.

Web de la Autora

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest