El matrimonio de los peces rojos

Mentiras y moretones
31 agosto 2016
Álamos talados
3 septiembre 2016

El matrimonio de los peces rojos

Cuando decidí reseñar este libro de cuentos, me pregunté cuántos megarenses conocerán a la mexicana. Una escritora que consiguió poner luz en las sombras que la acompañaron en su niñez. Casi ciega del ojo derecho, los médicos decidieron taparle su ojo sano, para conseguir mejorar su agudeza visual, o para ejercitar el nervio óptico. ¿Para hacerle un bien?, ¿para curarla?, ¿o para experimentar? Quizás ese tiempo que pasaba, casi nebuloso, en donde alrededor todo perdía cuerpo, donde nada podía ser definido con claridad, hizo que aprendiera a ver de otra forma.

Profunda y al mismo tiempo sutil, su obra refleja aquel mundo de su infancia, la dualidad permanente a la que era sometida, la luz y las sombras, lo corpóreo y lo difuso. Un ojo casi ciego, forzado a ver, y otro sano tapado, oculto, al servicio de ese defecto.

El matrimonio de los peces rojos (título de uno de los cinco cuentos del libro), fue presentado al concurso de narrativa breve Ribera del Duero 2013, con el título provisional de “Historias naturales”, y la autora construye historias atrapantes estructuradas sobre el recurso de trazar paralelismos entre humanos y animales.

Así el que da nombre a la obra, nos presenta un matrimonio que convive en un pequeño piso de París mientras espera el nacimiento de su hija, tiempo que la protagonista pasa mirando a sus dos peces, con un ritmo creciente de tensión, a partir de la similitud que encuentra entre la pareja de peces y su propia vida. Una familia que sufre una invasión de cucarachas, es otro de ellos, donde combatirlas se convierte casi en una lucha de clases. Historias con mucha visualidad, que resaltan la anormalidad dentro de lo cotidiano, de lo que quizás la mexicana puede hablar tan bien, por haber experimentado lo anómalo desde su infancia.

Es como ella misma dice y habrá que creerle: “Muchas veces, aunque nos queramos verlo, nos comportamos como animales. Tenemos un cerebro bastante parecido, un genoma bastante parecido que nos asemeja”, lo cual consigue plasmar en cada uno de los relatos, que además, se sitúan y ambientan en los países en los que la escritora ha vivido: Francia, China, España, México.

«Hay un cuento de Guadalupe que se te clava en el corazón», aseguró el escritor Ignacio Martínez de Pisón, uno de los encargados de elegir esta obra como la ganadora de la tercera edición del galardón. «Se llama Hongos y es la historia adúltera de dos músicos que viven alejados y solo se encuentran cuando su profesión se lo permite. Comparte amor y una infección genital y deciden no curarse para mantenerse juntos. Crea una atmósfera turbadora, casi enfermiza que convierte al cuento en un pequeño clásico».

Lo cual demuestra que aunque desde niña siempre fue muy rara, e intentó por todos los medios no llamar la atención, en su desarrollo como escritora consiguió salir de su condición de outsider y estar en el centro de la atención de todo aquel que quiera buenas historias, de esas que no permiten olvidar a quien nos las regala. Alguien que creció lo suficiente como para desarrollar todo su potencial. Sin duda, hoy, cualquiera puede decir qué tipo de escritora es Guadalupe Nettel. Una que aprendió que no es provechoso negar el dolor, según ella misma afirmó al promocionar su última novela, y en definitiva que sabe cómo contar ciertos temas de los que nadie quiere hablar.

Biografía de la Autora

Fuentes: El País, El País


Ediciones

El mio es un ejemplar de Páginas de Espuma, de la primera edición de abril de 2013 –Madrid-. No conozco de otras ediciones hasta el momento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest