Decí treintayseis (sí, todo junto)

Luis Sagasti
1 octubre 2016
El césped y otros relatos
6 octubre 2016

Decí treintayseis (sí, todo junto)

Hay libros que vienen a nuestro encuentro o que los encontramos sin buscar, que es y no es lo mismo. Lo curioso es cuando vienen a tu encuentro, unos cuantos juntos, reunidos por gente con la cual sentís que te une un mismo sentimiento. El amor por ellos.

Cuando pensamos en la construcción de Mégara, el proyecto incluía reseñas y notas de opinión, un poco nuestra voz y nuestra mirada sobre todo lo que tiene que ver con la palabra, y entrevistas a escritores. Distintos modos de celebrar la escritura. Pero también teníamos otras ideas más difusas, entre ellas, curiosear lugares que tienen que ver con los libros, los que recordamos ligados a nuestra infancia, los que conocimos viajando por el mundo o los que descubrimos a la vuelta de la esquina.

Por casualidad, diría cualquiera, nosotros no creemos en las casualidades.

Sucede que en Mégara todo se va relacionando de una manera fantástica y nos llena de asombro, tan genuino que nos sentimos felices y lo que es mejor, esperanzados.

Editamos los libros que nos enamoran y justifican estar entre nosotros y no sólo en la cabeza de quien los crea. Encerrarse en una línea obligaría a editar a escritores que quizás uno no tendría en su casa. Por eso preferimos poner por sobre el supuesto criterio editorial la idea de que sean libros que nos hagan sentir mejor que antes

el-arte-de-la-fugaEsto no lo dijimos nosotros, aunque coincidimos plenamente con Daniel Burman que sí lo dijo. Daniel Burman, sí, sí, el director, escritor, guionista y productor de cine argentino (Esperando al Mesías, El abrazo partido, Derecho de familia, El nido vacío, y El rey del Once, entre otras); pero además, el creador junto a Margarita Tambornino, de una editorial que se llama Treintayseis. Un hombre convencido que después de los 40 años hay un cambio de perspectiva, que a él lo hizo pensar en volver a la facultad y lo hizo.

A terminar la carrera de abogacía, sí, adivinaron, esa que yo ejerzo hace decenas de años, y podría dejar tranquilamente. Bingo.

Algo llamó nuestra atención y como sucede siempre, empezamos a curiosear. Sucede que yo había leído Maelstrom, y Guillermo Martínez, cuando lo entrevistamos, nos dijo de otros escritores que podían ser generosos como él en brindarnos su tiempo.
Entre ellos, Luis Sagasti ( a quien esperamos tener pronto por aquí), motivo por el cual, un día en la librería, llamó mi atención El arte de la fuga. Un libro objeto de esos que me encantan, apaisado, con unas ilustraciones preciosas, un compacto con cuento y música y una contratapa escrita por Rodrigo Fresán por si se necesita algún argumento más para comprarlo, aunque te da otros motivos. Por ejemplo la dedicatoria del bahiense a su madre, que la vez que más tocó el piano fue cuando estaba embarazada de él.

Cuando ya había comprado “el de Sagasti”, para mí, en mis excursiones por el fondo de las librerías, donde casi invariablemente ponen los libros juveniles e infantiles, encontré Tres niñas.

20161005_005624-2_resized

Éste, llamó mi atención por la estética, oscura pero luminosa, con un detalle que me deslumbró, el dibujo de un pajarito negro, un pequeño cuervo para mí, sobre las niñas, el código de barras, la solapa, el interior y más allá, anidando en mi imaginación. Y como si eso no fuera un motivo suficiente para comprarlo, estaba dedicado por su autor a Hans Christian Andersen, al que nosotros celebramos por aquí.

20161005_005441-2_resizedTres niñas es de esos libros que hubiera querido leer cuando yo era una de ellas, de ojos grandes como Elisa, con la dedicación de Clara para mis muñecos y atreviéndome a dibujar, con paciencia, esa que se cultiva a través del tiempo, que es el cuarto protagonista en una historia que estimula la imaginación, a la orilla de lo fantástico y onírico.

Claro que si bien me había dado cuenta que eran ambas de una editorial que tiene por nombre un número, no tenía idea del por qué.

Así como en Mégara tenemos una filosofía, en Treintayseis, también. La de la editorial guarda relación con una leyenda que sostiene que en cada generación, nacen entre los judíos, 36 hombres justos elegidos por Dios para cargar con los sufrimientos del mundo, treinta y seis personas con el potencial de cambiarlo.

En la lista de la editorial habrá más de treinta y seis autores, pero el espíritu está expresado, seguir el trazado de una línea que no responda a otra cosa que no sea el deseo de que los libros elegidos, nos habiten.

De los editados durante el primer año de existencia de Treintayseis, me faltaba Nubes de colores, un poemario de Rafael Alberti con ilustraciones de Estrellita Caracol, que hoy conseguí. No por casualidad, obviamente.

20161005_012434_resizedHace unos cuantos días que no escribía lo que se me ocurre, lo que más me gusta a veces y hoy encontré de qué hablar, como un modo de agradecer. Durante el fin de semana, hablamos de algunos correos mediante los que intentamos contactar a un par de editoriales que nos llamaron la atención, una nos dijo “sí, bueno y cómo sería”, otra no nos dio ni bolilla. Y resulta que acá estoy escribiendo, porque Treintayseis, para los que somos perfectos desconocidos, compartió un contenido de nuestra ciudad, con una generosidad que nos llamó la atención y como una cosa trae a la otra nos metimos en el facebook de ellos, y de ahí nos fuimos a su página y nos enteramos de todo lo que queríamos compartir.

De los treinta y seis primeros títulos que serán más de 36 que es una referencia cabalística, hay otro, que es un tema aparte y reseñaremos próximamente, El centauro en el jardín, de esas novelas que uno se pregunta cómo puede ser que no hubiese leído, y parece haber sido la excusa para concretar el sueño de la editorial.

Hay librerías que hacen mucho más que vender libros, hay editoriales que hacen mucho más que hacerlos. Burman y Tambornino lo dicen mejor: “Tenemos un especial afecto por los libros, por lo que contienen y por lo que son”.


Fuentes: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest