De nuestros lectores: Blaisten y su poesía

Las voces de los otros
12 junio 2017
Unos cuantos infelices
27 junio 2017

De nuestros lectores: Blaisten y su poesía

“Muchas veces se le pide a un artista que explique su obra. Se le pide con palabras que explique con palabras algo que ha sido hecho sin palabras. San Agustín dijo: «Aquel que te creó sin ti no te puede salvar sin ti». Yo creo que todos somos una creación de Dios, pero Dios, que es sapientísimo, enterado, sabe que la salvación es también cosa nuestra. El artista no necesita de nosotros para crear una obra de arte, pero necesita de nosotros para apreciarla.”

(Por Isidoro Blaisten, para La Nación, 28 de agosto de 2005, pasaje de una conferencia inédita sobre los vínculos entre pintura y literatura, que leyó en 1999 en el Museo Nacional de Bellas Artes)


Así dice él, don Isidoro Blaisten, el poeta de Sucedió en la lluvia, que siguió siendo un poeta aunque él pensara que había escapado a ese destino, y como nosotros creemos en la reverberancia, nos da mucho placer poder compartir lo que nuestros lectores aprecian de una obra de arte como ese poemario.

A él le gustaría también leer lo que un megarense opina de sus poemas:

Han sido para mí una verdadera revelación, un deslumbramiento de minuciosa y cuidada perfección. Borges hubiese dicho que merecerían ser muy antiguos. Una tela preciosa que nos aguarda para rodearnos con toda justeza y sin ninguna estridencia como un solo y largo poema sin cesura.

Una voz propia que no deja nada librado al azar, magnífica, y con esa uniformidad en el método, la gran diversidad de temas, tornasolados en un abanico o un arco iris de infinitos colores. ¿Quién podría pensar que se trata de un primer libro? Héctor Ciocchini u Horacio Castillo, contemporáneos suyos, con la influencia de Hölderlin o de la epigramática de Cavafis, podrían tardíamente asemejársele, en las postrimerías de sus obras. En él parece sentirse la respiración y el sentir bíblico, la palabra precisa, el avance como de ejércitos en orden que nombra el Cantar de los Cantares, y a la vez versos de singular aspecto surrealista.

Veintinueve poemas de un compacto ascenso milagroso, de raíz y materia muchas veces semita. El dedicado a Edith Piaf, el dedicado a su madre, no pueden dejar indiferente a nadie; ni ningún otro.  

Tengo muchas colecciones de poesía, antologías castellanas o extranjeras. No sabía que existía aquí, ni en ninguna otra parte, un poeta como Isidoro Blaisten. Otra vez, muchas gracias.


Gracias decimos nosotros, a quienes nos leen y comparten con nosotros la misma pasión.

Sobre foto de Mía Sayago

 

JOSÉ LUIS COSTANZO, es librero, el de La calesita de Avenida de Mayo 777, la que antes se llamaba «El Ventanal», en ella comenzó. El dueño, Marcelo Di Luciano, continuó con otra, de igual nombre, en Villa Gesell; según nos contó.

Nuestro megarense, si se trata de autores no puede dejar de lado a muchos a Borges, Rimbaud, Hölderlin y Walt Whitman. Estudió Físicomatemáticas, trabajó en Seguros (como Kafka, otro irrenunciable) y contempla el cielo en los dos crepúsculos del día.

Vivo en una casa que está siempre cubierta de cielo. Así dice él y realiza un nuevo tributo a Blaisten.

 

3 Comments

  1. Mirtha dice:

    Es un capo José Luis!! siempre tiene unas palabras hermosas para regalar.

  2. Esas «Noticias en letra pequeña» de Juan Carlos Méndez Guédez es un rosario de quejas y dolencias del abecedario diario venezolano en las que, faltando algunas letras, como representación nominal de nuestras existencias y (des)-vivencias por las que transitamos ¡tantos compatriotas venezolanos!, es apenas una pepita de esa ristra sagrada por las peticiones elevadas al Creador como invocación por el rescate de nuestra desnacionalidad y del infierno de Dante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest